Información

Noticias

Versión ampliada Imprimir noticia Enviar noticia por mail
Volver
18/06/2019 | la Voz del Interior
Por el clima en EE.UU., la soja también podría copiar al maíz
En la medida en que se agrave el clima en Estados Unidos, es alta la probabilidad de mayores subas en los precios agrícolas.

 

A comienzos de la semana, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda), público su informe mensual de oferta y demanda mundial de los productos agrícolas. El clima ha sido estas últimas semanas un importante factor de mercado y ha tenido impacto directo sobre la tendencia de los precios.

El informe refleja los serios problemas que ha tenido la siembra de maíz en los Estados Unidos debido a las excesivas lluvias. Un dato que sorprende y no es menor es la fuerte reducción que ha efectuado el Usda en su estimado de producción de maíz estadounidense.

Sin embargo, el mercado duda que este sea el único ajuste que efectuará el organismo en la producción de maíz, si se tiene en cuenta la evolución de las siembras y el estado de los cultivos.

El nuevo estimado de producción de maíz estadounidense es ahora de 347,49 millones de toneladas, 34,29 millones menos con respecto al estimado en mayo. Esta baja ha tenido impacto directo sobre las exportaciones proyectadas para el cereal de Estados Unidos.

Se proyectan ahora ventas al exterior por un total de 54,61 millones de toneladas, contra 57,79 millones que se estimaba el mes anterior. Este cambio sustancial en las exportaciones implica que otros países exportadores podrán captar la menor demanda por dicho origen.

En el resto de los países productores y exportadores, el organismo ha efectuado ligeros cambios en la producción de maíz en la Argentina y cambios poco significativos en Brasil, Rusia y Ucrania.

En el caso de la Argentina, el Usda estima para la próxima cosecha 2019/20 un volumen de producción de 50 millones de toneladas, un millón de toneladas con respecto a los 49 millones estimados el mes anterior y de la cosecha 2018/19. El estimado de producción en Brasil se mantiene en 101 millones de toneladas, sin cambios con respecto al mes y a la cosecha anterior.

Mientras tanto, la proyección de producción para Rusia es ahora de 13,5 millones de toneladas, y para el caso de Ucrania, primer país exportador del Mar Negro, se estiman 33 millones de toneladas.

Sumados estos dos países (Rusia y Ucrania) la producción conjunta llega a 46,5 millones de toneladas, una merma de 730 mil toneladas, con respecto a los 47,23 millones de toneladas de la cosecha 2018/19. En términos de exportaciones de maíz, el bloque del Mar Negro mantiene un volumen similar a las exportaciones de la campaña anterior.

Mirando al norte

El principal dato de mercado a considerar de aquí en adelante, tiene que ver con la evolución de las siembras y el estado de los cultivos de maíz en Estados Unidos.

Lo más importante a dilucidar es qué posición tomará el Usda en su próximo informe julio, si las condiciones climáticas y de los cultivos empeoran.

Además, muchos analistas consideran que las pérdidas en el estimado de producción de maíz estadounidenses son mayores a las efectuadas por el Usda en su último informe.

Mientras la repartición estadounidense se animó a reducir el estimado de producción de maíz en 34,29 millones de toneladas, en el caso de la soja mantuvo el mismo cálculo: una proyección de 112,95 millones de toneladas.

Hay que destacar que la evolución de las siembras de soja en el país del Norte también tiene un fuerte atraso con respecto a lo normal. Según el informe del 10 de junio, la implantación de la oleaginosa llegaba al 60 por ciento contra 92 por ciento sembrado a igual fecha en el ciclo anterior. También por debajo del 88 por ciento sembrado como promedio de los últimos cinco años.

Al igual de lo que sucedió con el maíz, la ventana de siembra de la soja llega hasta el 25 de junio, dependiendo de los lugares de producción. Con pronóstico de más lluvias en las principales zonas productoras, existe un gran riesgo que no se pueda cumplir con la siembra. Por lo que el cultivo puede sufrir también una pérdida en su cálculo de cosecha. Por este motivo, los mercados seguirán con tendencia muy volátil, y con altas probabilidades de mayores subas, en la medida de que se agrave el clima en Estados Unidos.

Pablo Adreani

 

 

Volver